domingo, 31 de diciembre de 2017

Texto ganador del I Concurso de microrrelatos para el teatro en la Categoría de Bachillerato CGM y CGS de FP: Volver a Coser, de Esther Mogedano Padilla, de Bachillerato de Artes Escénicas.

VOLVER A COSER
de
Esther Mogedano Padilla

Texto ganador, en la categoría de Bachillerato, CGM y CGS de FP, en el I Concurso de Microrrelatos para el Teatro "Somos Iguales" 2017 del Ampa Maltravieso del IES Al-Qázeres


                             Personajes

Padre
Madre

Abuelo 
Abuela

Joven
                              Modista                          ________________________________ 

Salón de una casa sin pintar.

Modista: (Entrando) ¡Desaparecen misteriosamente todos los diccionarios del planeta!

Abuelo: (Riendo) Otra que se cree todo lo que dicen en Gran Marrano.

Modista: (Mirándole fijamente) ¡No! Lo digo completamente en serio, todos los periódicos lo anuncian. ¿Qué vamos a hacer?

Joven: (Desde el sofá)  ¿Quién necesita un diccionario?

Abuela: (Riendo)  Para todo. Hasta para saber cómo referirte a un hombre y cómo a una mujer.

Padre: (Saliendo del salón) Cierto. Si la gente ya no va a distinguir ni entre géneros, ahora cuando vaya a comprar un abrigo de piel de zorro en vez de darme piel de un animal astuto, igual me la dan piel de una hembra buscona.

Abuelo: (Enfadado)  ¡Y no solo eso! Si tampoco van a saber distinguir entre norte y sur... ¡El que vaya en otra dirección será un invertido!

Joven: (Dirigiéndose a la modista)  Y si no existen los diccionarios, ¿tampoco los pronombres?

Modista: (Acercándose a la joven)  Pues...imagino que no, ¿por qué?

Joven: Porque ya no podremos decir esto es mío, esa es suya...ya no habrá posesión. ¡Vaya mierda!

Abuelo: (Levantándose de su sillón) Ni siquiera habrá palabrotas que existan, así que olvidados de decir que algo divertido es la polla y algo aburrido es un coñazo.

Madre: (entrando en escena) ¿Y esas voces? ¿Qué ocurre?

Joven: (Cogiendo una revista) Esta, que dice no sé qué de diccionarios y que ya no hay.

Madre: (Riendo mientras deja las bolsas de la compra) ¡Ah, sí! Decía la Encarni en el mercado que era una matafora de esas.

Modista: (Interrumpiéndola) Metáfora.

Madre: (Poniendo la mesa para comer) Bueno sí, eso. Al parecer una de esas manifestaciones de mujeres sin depilar y sin sujetador que anuncian que van a acabar con algo que llaman machismo. ¡Que frieguen también los hombres gritaba una! ¡Ja, Ja! Cuanta ignorancia. Esas manifestaciones deberían ser ilegales, deberíamos votar todas las mujeres si queremos que esas nos representen.

Modista: (Dirigiéndose a ella fingiendo ignorancia)Ah pero, ¿podemos votar?

Madre: ¡Faltaría más! Antes no pero ahora...

Modista: (Interrumpiéndola)
¡Vaya! Y, ¿manifestarnos también?

Mujer: Supongo.

Modista: ¿Y desde cuándo? Y por qué, si antes no.

Madre: Alguien protestaría.

Padre: (Entrando de nuevo en el salón)¿En esta casa no se come?

Abuelo: ¡Eso digo yo!

Abuela: Vamos, a comer todo el mundo.

Joven: (Dirigiéndose a la mesa) ¿Sopa de nuevo?

Madre: (mirando fijamente a la modista) ¿Y tú? ¿Te quedas a comer?

Modista: (Saliendo del salón) No, gracias. Tengo que intentar coser de nuevo un traje muy importante.

 Telón.

  
Escenografía

Decorado en forma de habitación con paredes blancas. El motivo de que sea una casa sin pintar es que es una casa sin descubrir, es decir, donde las personas que la habitan no luchan por nada, conformismo.
Al fondo una puerta que conecte con una supuesta cocina. A la izquierda otra puerta que simule ser la de la calle. A la derecha un sofá grande donde se tumbará la joven. Al fondo a la derecha el sillón del abuelo. Una lámpara a la izquierda. Y una mesa en el medio.
Fuera de la casa una farola para simular la calle.

Vestuario:
Modista: Pantalones vaqueros rotos, top blanco con los hombros al descubierto y el pelo recogido con un lápiz.

Madre: Vestido con medias, rebeca, zapatos finos y el pelo peinado en un moño.

Abuelo: Pijama, bata, y zapatillas de estar por casa.

Abuela: Vestido, delantal y zapatillas de estar por casa.

Joven: Chándal, descalza y con el pelo suelto.

Padre: Camisa, pantalón de pinza, zapatos y muy repeinado.

El vestuario está elegidos así, de esta forma tan convencional, para representar el conformismo de esas personas ante la sociedad. De hecho, por eso la modista es la única que va vestida en contra de lo que se supone que debería llevar una persona que se dedique a esa profesión, porque es la única que se rebela contra la sociedad.

En cuanto al guión:
La última frase de la modista: Tengo que coser de nuevo un traje muy importante.
Hace referencia a que va a unirse a la manifestación para cambiar el mundo porque ha visto el machismo que hay en nuestra sociedad mientras conversaba con esa familia.

De hecho, su propia profesión, modista, hace también referencia a ese volver a coser el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario